“Ante mi imposibilidad de comprender los tiempos actuales, prefiero percibir, sentir y regodearme en lo visceral, para así PINTAR. Hay mucho ruido afuera. Entro a mi taller como entrar a mi caverna, me desprendo de lo externo y me convierto en lo que soy.”

“Hay hartazgo de violencia, atropellamiento visual y auditivo, pero también búsquedas espirituales. Aquí, en mi caverna mezclo y modifico a mi gusto, es mi laboratorio. Hago lo que quiero.”

“Encuentro las imágenes que surgen cuando me desprendo de mi misma y la que pinta es la pintora. Y de pronto, veo mi trabajo pero ya no estoy ahí, soy espectadora de mi misma y me sorprendo.”

OBRA

“Hay en la artista plástica María Emilia Benavides una singular destreza, adquirida a base de rigor, de explotar formas y colores, de fatigar experiencias, de hurgar en nuevas sendas, para que a los ojos del espectador cada cuadro suyo sea capaz de introducirlo en la tela y de pronto verse rodeado de formas poco comunes, de combinaciones fuertes y seres que modifican su forma para ajustarse a las necesidades expresivas de la pintora…”

René Avilés Fabila

Exposición U.A.M. Xochimilco, 2001

“Las grandes flores rojas, las grandes flores amarillas, son puertas a nuestro mundo interior y allí adentro reverberan en ondas magnéticas. María Emilia Benavides es incisiva, sinuosa, exaltada, su “mazorca “es prometéica y gira en el cielo que desea incendiarla. Sus flores se derraman violentas y furiosas. Entre sueños, el árbol de la vida su crucifica a sí mismo y sangra…”

Elena Poniatowska

México, 1994, (Texto para la exposición "Entre mares te figuro")

“Desde su aparición al indio Juan Diego, la Virgen de Guadalupe ha sido el símbolo nacional más preciado por el pueblo mexicano: constátelo el que, año con año, millones de fieles se postren ante su imagen pidiéndole ayuda y consuelo. Se trata de un acontecimiento popular cargado, en consecuencia, de fe y de ingenuidad. Y así lo plasma Ma Emilia Benavides en los cuadros consagrados a la Virgen venerada. Hablamos de obras que recrean de un modo espontáneo y sencillo el milagro suscitado, sin rebuscamientos, a la prima, dejando ser al asombro. Enigmáticas atmósferas pictóricas que asimismo atienden los modos, colores y formas que caracterizan al arte popular mexicano; pienso ahora mismo en los exvotos y en ciertas estampas religiosas que circulan profusamente entre los creyentes.”

Jorge Juanes

Filósofo y crítico de Arte, México, 2002

“María Emilia, con su dominio del oficio, con su libertad creativa, está ya en una serie de realizaciones de personalidad propia y abierta a todos los temas que sugieren las formas y los colores.”

Arq. Pedro Ramírez Vázquez

Ciudad de México, 1991

“Tu estilo es un desafío al poder de representación de cada uno y deja espacio libre para lo posibilidad de lo irreal ! Tu “estilo expresivo” deja inmóvil lo que debía ser móvil, temporal lo que debía ser intemporal e irreal lo que debería ser terreno.

El poder de expresión de tus cuadros nos fascina.

Anónimo en alemán

Querétaro, México, 1992

RESURRECCIÓN

Mixta sobre huevo de avestruz (el huevo es símbolo de esperanza de vida, huevo-óvulo y ha sido representado en diferentes tiempos y culturas). El avestruz en su totalidad se aprovecha, es parte del subsidio de la Mixteca. En este caso, el huevo es alimento y luego el soporte donde se pinta (huevo) se recupera y se recicla como Arteobjeto además de darle un nuevo significado.

 

VER MÁS